Supera la crisis de los 40

admin/ agosto 15, 2020/ Mensajes positivos/ 1 comentarios

Se habla mucho de la crisis de los 40, ¿pero realmente existe? ¿En qué consiste esa especie de revolución interior que se produce al cumplir 40 años?

“Existen las que llamamos crisis vitales que, en muchos casos, coinciden con cambios de década y situaciones que invitan a la reflexión del que las sufre: estilo de vida, separación, cambio de residencia, tener o no tener hijos, adquirir compromisos… Los 40 son un punto de inflexión en el mundo occidental, puesto que es el momento en el que entendemos que ha pasado la mitad de nuestra vida y no es extraño entrar a valorar si la vida que tenemos es la que queremos, si hemos cumplido nuestras expectativas o si es la que imaginábamos para nosotros”, explica Judit Izquierdo, CEO de portal de Psicología on line Siquia.

Ir cumpliendo años suele ser vivido de forma diferente por los hombres y mujeres, cuentan las expertas. Ambos pueden llegar a conectar con el malestar, pero, en la gran mayoría de las ocasiones, por razones diferentes.

“No olvidemos que para muchas mujeres que se hayan planteado el deseo de ser madres, no haberlo conseguido antes de los 40 años -cuando las posibilidades se reducen por cuestiones de fertilidad- puede conectarlas con emociones negativas, algo que no ocurre con los hombres, ya que su vida fértil suele ser más prolongada”, indica Lozano. “Con ese inicio del fin del ciclo reproductivo si no se tiene pareja o no está tomada la decisión de ser madre o no serlo, la presión se dispara. Llegan las dudas, el estrés y el miedo a equivocarse”, añade Izquierdo.

Sin embargo, “en muchos casos, la presión por haber alcanzado el éxito profesional, por haber destacado en la carrera elegida, por haber avanzado a nivel de estatus, suele ser mayor para los hombres”.

Consejos para afrontar la crisis de los 40

Las psicólogas consultadas aportan las siguientes recomendaciones para afrontar la crisis de los 40:

  1. Hay que recordar que la edad es solo un número y que independientemente de cuántos años tengamos, cualidades como la vitalidad, la energía o la inquietud no desaparecen. Probar nuevas cosas sin entrar a valorar si somos mayores ya para ciertas cosas.
     
  2. Pararnos a pensar, independientemente de la edad que tengamos, sobre si nuestras decisiones nos acercan vitalmente a lo que es importante para nosotros. Para que no nos pille el toro a los 40 ante ese análisis.
     
  3. Aceptar el paso del tiempo como algo inevitable, pero que es capaz de proporcionarnos cosas positivas como recorrido, aprendizajes, sabiduría o perspectiva.
     
  4. Entender que la belleza tiene muchas formas y que en cada edad y cada década va tomando aspectos diferentes, pero igualmente valiosos.
     
  5. Posicionarnos con tranquilidad en las decisiones vitales que hemos tomado y el camino que hemos elegido, porque en su momento fue lo que consideramos mejor y más adaptativo.
     
  6. No olvidar que tomamos decisiones todos los días que hacen que nuestra vida evolucione y, por lo tanto, si no estamos satisfechos con lo que dejamos atrás somos un agente activo de crear cosas diferentes en lo que viene por delante.
     
  7. Evitar aportar un toque nostálgico a todo lo que vivimos, puesto que hay muchas emociones que nos quedan aún por experimentar.
     
  8. Arrancar proyectos que quedaron parados; menos palabrerías y más actos.
     
  9. Escribir es una forma terapéutica de valorar todo lo bueno, y no tan bueno, que nos ha ocurrido.
     
  10. Si la situación nos sobrepasa, dejarse asesorar por un psicólogo clínico que nos ayude a retomar el rumbo de nuestra vida.

Fuente: Ana Callejo Mora

Namaste

Compartir esta entrada

1 Comentario

  1. Intetesante tema y mucho mejor las recomendaciones. Me siento muy feliz de haber descubierto esta pàgina que aporta mucha información valiosa.

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*