SABIDURIA ESPIRITUAL

admin/ enero 30, 2021/ Mensajes positivos/ 0 comentarios

Tenemos que transformar nuestra mente, lo que se debe evidenciar en nuestro estilo de vida, porque cuando llegamos a los pies del Señor, todos venimos de un contexto de vicio, perdición y maldad, quizá algunos más que otros, porque venimos del mundo de las tinieblas.

Debido a esto traemos una mente viciada y contaminada por el pecado, las malas conductas y aun las malas decisiones que han dejado en nuestra vida toda clase de experiencias desagradables y molestas, tristeza, ansiedad, dolor, miedo, angustia, depresión, resentimiento y más.

Pero al recibir el regalo de la salvación y el perdón de pecados, todas esas cosas tienen que quedar atrás, pues comienza un proceso de transformación que, aunque nunca termina aquí en la tierra, cada día debe convertirse en un nuevo peldaño hacia la meta propuesta por Dios para nosotros, que es la santidad, y cumplir nuestro propósito divino.

Ese proceso de cambio debe comenzar primero en nuestra mente, para que se pueda manifestar luego en nuestra conducta y estilo de vida. Es por eso que en la Biblia el apóstol Pablo nos dice en Romanos 12:2 lo siguiente: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.

Para obtener la sabiduría espiritual debemos transformar nuestra mente

La palabra transformación viene del griego metamorfosis y la palabra metamorfosis literalmente hablando, es un conjunto de cambios biológicos que experimentan ciertos animales durante su desarrollo para manifestar su forma, funciones y género de vida definitivos. Es pues un proceso de cambio que va de un nivel inferior a otros más elevados, hasta lograr el producto perfecto ya terminado.

Una mariposa, por ejemplo, comienza siendo un simple huevo, que luego se transforma en oruga, dando paso a una crisálida, para terminar, siendo finalmente una bella mariposa. Por supuesto este proceso lleva su tiempo y jamás se da de la noche a la mañana. Pero el insecto una vez llega a su nivel de mariposa, jamás volverá a ser ni crisálida ni oruga ni huevo, porque este es un cambio irreversible, o lo que se denomina realmente una transformación.

Fuente: Jesus.com

NAMASTE

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*