Motivate

admin/ agosto 29, 2020/ Mensajes positivos/ 0 comentarios

Te ha pasado que comienzas un proyecto con mucho entusiasmo y luego poco a poco vas perdiendo el interés, esto sucede muy a menudo con las metas y los nuevos objetivos que nos planteamos a largo plazo, por poner un ejemplo, cuando decides hacer ejercicios.

Existen varios motivos por los que a veces la motivación se va de tu lado, bien sea porque te colocaste metas muy ambiciosas, por ejemplo: entrenar 2 horas 5 veces a la semana, o porque los resultados solo se ven a largo plazo, no te límites a pensar que los resultados los verás en el siguiente mes, todo buen objetivo tiene su tiempo de gestación, el pensar en lo inmediato no te alientan en el día a día.

Para contrarrestar la pérdida de motivación tienes que cultivar algunos nuevos pensamientos y hábitos que te ayudaran a cumplir con tus sueños, uno de ellos es el agradecimiento, cuando agradeces todo lo que tienes, sea lo que sea, tu estado emocional cambia, te siente cargado de energías y más positivo, tu nuevo estado emocional te ayudará a seguir logrando tu objetivo.

Otro pensamiento que debes cultivar es el de siempre pensar en tu objetivo final, es muy importante que visualices tu meta vívela, siéntela, disfrútala, el realizar este ejercicio te dará las energías para continuar haciendo lo que deseas hacer, siguiendo con el ejemplo, imagínate con menos peso y más definición en tu cuerpo, que ropa te pondrías, como caminarías, que dirías, hazlo lo más real que puedas, sentirás que ya estás allí, lo que te motivara a continuar trabajando en lo que quieres alcanzar.

Otra costumbre que te ayuda a sentirte motivado es el de  revisar los resultados de cada una de las acciones para el logro de tu meta, no importa cuán pequeña creas que es la acción, todo, todo lo que hagas te llevara a lograr tu objetivo, unos días puedes dar pasos agigantados y puede que otros días tus pasos sean más pequeños, es importante en este punto, que de acuerdo a tu meta establezcas un tiempo prudente para cada revisión, es decir si ponemos la misma situación de hacer ejercicios, no deberías subir a la báscula todos los días.

Revisa los resultados, si estas obteniendo lo que quieres, entonces sigues con las acciones que te han llevado hasta allí, si no, puedes hacer las correcciones que necesites, cambiar la estrategia, pero siempre manteniendo tu objetivo en la mira.

Reúnete con gente que te motive, que vea tu avance y la diferencia de quien eras antes y quién eres ahora, habla sobre tus cambios imprímeles la fuerza, prémiate con cada logro de corto plazo y valora todo lo que has invertido en ti, te sorprenderás de cuanto has cambiado.

La motivación parte de nuestro corazón, y él se alimenta de pensamientos positivos, de amor hacia nosotros mismos y de mantener el entusiasmo.

Fuente: Shirley Intriago

Coach Profesional y Máster en PNL

Namaste

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*