Cuando ser madre va más allá de la familia típica

admin/ mayo 8, 2021/ Mensajes positivos/ 0 comentarios

Cuando una colega se refirió al acto de elegir un donante de esperma como algo similar a la trama de una novela de ficción, me di cuenta por primera vez de que otras personas podrían tener un problema con la manera en que había decidido formar mi familia. A esta compañera de trabajo le había molestado descubrir que un banco de esperma lanzara una aplicación que permite a las mujeres buscar un donador con mayor facilidad. “Tinder para el padre de tu bebé”, dijo. “¿Qué sigue?”, preguntó. Yo permanecí en silencio, intentando controlar el enojo y la tristeza que se acumulaban en mi cuerpo, pero podía sentir el calor en los párpados. Mi esposa y yo habíamos estado usando esa misma app para encontrar a un donador, de manera que pudiéramos tener un bebé juntas.

Mi colega no lo sabía, por supuesto, pero me pregunto cuántas otras mujeres deben soportar comentarios así de ingenuos, desconsiderados e ignorantes en torno al camino que eligieron para convertirse en madres.

TRABAJO EMOCIONAL

Dentro de mi propio grupo de amigas, cuatro parejas de mujeres tienen bebés menores a dos años y una más que conozco ha comenzado a intentarlo. “Hace cinco años, muchas clínicas de fertilidad no aceptaban a parejas del mismo sexo. Ahora, una gran proporción de los ingresos de las clínicas privadas proviene de este concepto”, dice el Dr. Mahantesh Karoshi, ginecólogo y obstetra, quien ha sido asesor del sitio sobre paternidad basado en la ciencia, The Journey. Pero hay una gran variedad de razones más allá del género de la persona a la que se ama, que podrían llevar a una mujer a considerar otras rutas rumbo a la maternidad. El Dr. Karoshi apunta al hecho de que más mujeres están retrasando la maternidad por razones sociales, profesionales o financieras como una explicación detrás del incremento de los nacimientos por medio de una madre sustituta o las adopciones.

TODO EN FAMILIA

Su experiencia ha sido tan positiva que Julia se ha convertido en una promotora de la idea de tener bebés de esta manera, y su viaje ha sido una inspiración para algunas de sus amigas, quienes actualmente están explorando la donación de esperma. Ella espera que su historia les muestre a las mujeres que esta es una alternativa viable para aquellas que se encuentran fuera de una relación durante sus años más fértiles. “Es fácil olvidar cuán tradicionales son las personas, todavía quieren el anillo y el esposo”, asegura, “pero lo que me sorprende es el número de mujeres en malas relaciones, que no desean dejar a sus parejas porque les preocupa no encontrar a nadie más a tiempo para tener un bebé. Las mujeres están siendo retenidas en relaciones negativas por su deseo de ser madres. Una vez que me di cuenta de que había hallado una manera de asegurarme de que la carencia de un bebé no sería mi tragedia personal, me llené de esperanza. Esto se está volviendo normal mucho más rápido de lo que la gente cree”.

Mientras son cada vez más las mujeres que abren su mente a rutas poco convencionales rumbo a la maternidad, mi única esperanza es que cambie lo que la sociedad considera que constituye una familia. Necesitamos más modelos a seguir, más historias de mujeres compartiendo cómo se ve la maternidad para ellas de manera que esto se propague como un nuevo modelo normal. 

Fuente: REVISTA WOMEN’S HEALTH 

NAMASTE

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*