BIENESTAR EN EL TRABAJO

Admin/ agosto 14, 2021/ Mensajes positivos

La cultura del bienestar en el entorno laboral tiene sus raíces en Estados Unidos, donde los empleadores absorben gran parte de los costos de salud y han acogido cualquier medida que pueda reducir las cuotas de los seguros. En la Costa Oeste, donde el ejercicio prácticamente es una cuestión de moda, los gigantes de la tecnología en Silicon Valley han establecido tendencias. En el Search Inside Yourself Leadership Institute de Google se enseña mindfulness e inteligencia emocional a los empleados. Apple Park, inaugurado en 2017, es el iCampus de cinco mil millones de dólares de California, y ahí hay un centro de bienestar y acondicionamiento de 74 millones de dólares que abarca 30 mil metros cuadrados, así como un salón de yoga con un piso de mármol tallado.

Pero, como sucede con la mayoría de las tendencias de salud, el bienestar en el trabajo se está expandiendo por el mundo. Actualmente, y con un costo de un millón de libras, están en construcción una alberca, una sala de ejercicio y una pista para correr en el techo de la oficina central de Google en Londres. Pero no sólo lo hacen los grandes corporativos: en 2017, la Federación de Pequeños Negocios de Inglaterra lanzó una campaña en conjunción con la organización de beneficencia Mind para mejorar la salud de la fuerza laboral británica.

“Las empresas se están dando cuenta del costo de una mala salud en su fuerza de trabajo”, admite Steven Ward, CEO del grupo sin fines de lucro UKActive, el cual cuenta con pesas, bicis de spinning y, afortunadamente, duchas en sus oficinas en Londres.

“Cada vez hay más negocios que se están tomando en serio el bienestar en el trabajo”, añade. De hecho, se ha convertido en una industria en sí misma: UKActive recientemente entregó su premio al Bienestar en el Trabajo del Año a Wellworking, una empresa que vende muebles para oficinas saludables. El Instituto de Bienestar Global valora el mercado del bienestar en el trabajo en 40 mil millones de dólares.

El propósito del bienestar

“En una conferencia, pregunté a un director de Recursos Humanos del sector financiero ‘¿por qué ahora les interesa el bienestar a los chicos de contabilidad?’”, recuerda Cary Cooper, profesor de psicología organizacional en la Facultad de Negocios Alliance Manchester. “Él respondió, ‘Tres palabras: rotación de personal’”. La empresa había perdido entre 25 y 30% de su personal en la recesión; quienes quedaban estaban laborando más horas y se sentían menos seguros con relación a sus trabajos. Entonces, la iniciativa de bienestar tenía, en parte, la intención de atraer nuevo personal, pero también de evitar que el que quedaba se agotara.

“El bienestar laboral es cuando hay una cultura en la que te sientes valorado y ansías venir a trabajar”, dice el profesor Cooper. “Es algo que te permite laborar de manera flexible y manejar un equilibrio entre trabajo y vida, donde la confianza y el reconocimiento por tus logros forman parte integral del empleo”. Él argumenta que el bienestar laboral es más psicológico que físico, aunque lo segundo afecta lo primero. Con frecuencia, nos distraemos de lo que es realmente vital para nuestra salud general por cosas visibles que están de moda. “No se trata de sentarse en puffs y tener mesas de ping-pong”, argumenta.

Los humanos no somos máquinas. Somos seres emocionales y nos tornamos más productivos cuando nos sentimos felices. El profesor Cooper insiste en el papel de la satisfacción en el bienestar laboral. Esto quedó demostrado en un estudio realizado por el economista del comportamiento, el profesor Dan Ariely, en donde los sujetos construyeron más modelos de Lego cuando sabían que sus creaciones no se desmantelarían inmediatamente. Un empleo significativo te hace esforzarte más. Y no es tanto el tipo de trabajo, sino cómo lo ves: un estudio de la Facultad de Medicina de Yale realizado a personal de limpieza de un hospital –una tarea que algunos consideran como poco estimulante– descubrió que, en general, los empleados se sentían bien por lo que hacían; consideraban que su papel era fundamental para ayudar a los pacientes y apoyar a los médicos.

De hecho, el Dr. Zanuso cree que esta es la clave principal de Technogym, no el campus paradisiaco, sino el hecho de que los trabajadores se comprometen con la misión de la empresa. “Technogym tiene dos propósitos”, explica. “El primero es hacer que la compañía sea más ‘saludable’, el segundo lograr que la gente sea más saludable”. Manaresi, un veterano de Technogym, lo dice de otra manera: “Te da una sensación de correttezza –de estar haciendo el bien”.

56% de trabajadores se sienten infelices con su trabajo. La productividad está reduciéndose –¿puede ser el bienestar corporativo una solución?

Fuente: Women’s Health 

NAMASTE

Compartir esta entrada