Mi Paz Interior

Cómo encontrar la paz interior.

 

Necesito paz interior ¿Lo has dicho o pensado alguna vez?

El ritmo de vida de alta velocidad que llevamos en el mundo actual así como la menor calidad de los momentos que vivimos, luchando por todo por insignificante que eso sea, posiblemente te haya hecho replantearte muchas cosas.

Y seguramente esas palabras solicitando ayuda habrán quedado simplemente en una mera frase pronunciada o pensada en un determinado momento. Pero convirtiéndose en un hecho repetitivo en el tiempo de forma angustiosa, logrando entrar en un bucle emocional de ansiedad y desesperación que logra minar nuestra alegría, optimismo y vitalidad. El sosiego interior brilla por su ausencia.

La mayoría de la gente simplemente no se siente con sensación de paz, de tranquilidad, de serenidad, durante todo el día.

Sin embargo, hay un instante en el que es necesario decir “¡basta ya!””¡Hasta aquí hemos llegado!”. Hay que acabar con las preocupaciones innecesarias y la velocidad desenfrenada de nuestra vida.

Hay que reencontrar la paz interior. Para ello es necesario que hagamos un paréntesis en nuestra vida y nos dediquemos un tiempo para reordenar nuestras necesidades, nuestras prioridades vitales.

Tu actitud y respuestas ante los hechos de la vida pueden ir acompañados de ansiedad e ira, o  puedes responder con calma y paz.

 

¿Qué es la paz interior?

 

Podemos decir sin riesgo a equivocarnos que la paz interior es una sensación de bienestar o felicidad, que nos llena de una profunda tranquilidad. Es un estado en el que la mente se aísla y deja fuera miedos, preocupaciones, sufr1imiento.

Cualquier sensación, pensamiento y emoción negativa que nos pudiera perturbar queda fuera de la burbuja de calma que obtenemos con este estado.

Entablamos una conexión especial o superior con nosotros mismos, y con el maravilloso Universo que nos rodea, percibiendo y disfrutando de detalles y matices que antes no nos habíamos dado cuenta. Decir paz interior es decir paz espiritual, es sentir que la conexión mente espíritu es total.

La paz mental significa dejar de luchar por el tiempo en el que somos capaces de permanecer en ella, apartando de un plumazo todos los problemas y contratiempos de nuestra rutina diaria.

La importancia de la mente para conseguir la calma interna

Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras.
Cuida tus palabras porque se volverán actos.
Cuida tus actos porque se volverán costumbres.2
Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter.
Cuida tu carácter porque forjará tu destino.
Y tu destino será tu vida
Mahatma Gandhi

 

Quizás no haga falta añadir nada más después de estas sabias palabras de Ghandi, La mente lo es todo en nuestro crecimiento personal y por supuesto en nuestro sendero hacia la tranquilidad personal, hacia nuestra calma interior.

Tanto si creemos que podemos alcanzar la paz interior como si creemos que no lo conseguiremos, en ambos pensamientos tenemos razón. Sólo depende de nosotros elegir uno u otro. En el primero tendremos que trabajar con determinación para alcanzar nuestra paz espiritual, el segundo no nos costará mucho decidirlo pero nuestra calidad de vida descenderá muchos enteros. ¿Qué eliges tu?

No permitas que tu mente te deje en tu zona de confort, da pasos y sal de allí. Notarás los beneficios en poco tiempo. Aunque eso sí, te tendrás que esforzar. La paz interior se lo merece.

¿Es posible alcanzar la paz interior?

 

 Quizás te pase por la cabeza que encontrar la calma espiritual es imposible. Encontrar la serenidad en el mundo atronador en el que nos movemos es un tarea a veces más complicada de lo que debería ser. Cualquier situación adversa se ve magnificada por el frenesí, la velocidad que respiramos en la civilización actual.

Sin embargo, eso no implica que sea imposible alcanzar la paz interior. Tenemos que esforzarnos en conseguir filtrar todo lo que proviene de nuestro exterior. Y para ello es necesario conseguir manejar nuestra propia nave vital. Una vez que tomamos las riendas de nuestra vida, podemos llevar a la realidad alcanzar la paz interior.

 

¿En qué momento se logra estar en calma?

 

Podemos decir que la paz espiritual se alcanza poco a poco, sorbito a sorbito y a lo largo del camino por el que transitamos. Se trata de una decisión personal e intransferible, en la que tenemos que modificar muchos hábitos y crear otros comportamientos que nos den esa tranquilidad vital.

Depende de cada personal llegar a ese estado en un momento u otro, no hay una ciencia exacta. Unos necesitarán toda una vida y otros por genética del alma proclive a esa calma emocional, llegarán a ese estado con extremada facilidad.

La paz personal engendra energía. Nuestro incremento eficaz de energía física y espiritual es consecuencia de nuestro descubrimiento de la paz interior.  Éste es un paso de gigante hacia la paz interior al nivel espiritual más elevado.

 

¿Cómo encontrar la paz interior?

 

  1. Invierte tiempo en meditar y reflexionar.

 

Se trata de aquietar la mente y para ello que mejor que realizar ejercicios para una mejor forma de encarar el día a día de una forma más pausada mentalmente.

Tienes que programar tu vida dejando un espacio para recobrar la serenidad y que mejor forma que hacerlo que a través de la meditación. Si no sabes cómo hacerlo, no tendrás excusa tras la lectura te nuestra sencilla guía de meditación.

Después de meditar, tu mente y tu cuerpo estarán más preparados para encarar unos minutos de reflexión en busca de esa deseada paz interior.

 

  1. Aprende a convivir con el ruido de tu propio silencio.

 

Hoy en día es complicado conversar con uno mismo. Adentrarnos en la belleza de nuestro Universo personal requiere de un sosiego interior en el cual tenemos que acostumbrarnos a convivir con nuestra propia soledad.

Tenemos que aprender a alejarnos con nuestra mirada interior de nosotros mismos, convirtiéndonos en meros espectadores, para lograr sentir de esta forma nuestra agitación interior. Poco a poco y con paciencia, ralentizando nuestra respiración, nuestro pulso cardiaco, alcanzaremos la placidez interna.

 

Quizás el silencio es el poder más grande que existe. Porque todo lo que existe son aspectos parciales del silencio.

 

  1. Simplifica tu vida.

 

La manera de disfrutar de unos instantes de nuestra preciada vida depende de nosotros. Si, no mires para otro lado, exclusivamente de nosotros, y tu estás incluido. Al igual que yo.

Si limpiamos nuestra CPU mental y la dejamos más libre de pensamientos negativos e ideas inútiles podremos centrarnos en disfrutar de una vida más fluida y feliz. Una vida con más paz interior.

 

  1. Practica la gratitud.

 

Uno de los grandes secretos para lograr la paz interior es el agradecimiento. ¿A quién?

Pues a todo. Al Universo, a los que nos rodean, a la vida. Debemos extraer el jugo positivo de todas las vivencias que tenemos.

En realidad, siempre hay algo por lo que hay que dar las gracias. Agradecer es el mejor bálsamo para alcanzar la felicidad , para equilibrar nuestra paz interior.

Cuando empezamos a sentirnos agradecidos por lo que tenemos, en vez de quejarnos por lo que no tenemos, reencontramos un nuevo equilibrio intern2o.

Tenemos que aprender a dar sin esperar nada a cambio. La generosidad está vinculada a la gratitud y alejar el egoísmo ayudará a que el sosiego nos abrace con sus brazos. Reduce tus quejas, y encuentra una manera de estar agradecido, no importa qué. Y luego sonríe.

 

  1. Evita la crítica,  el peor enemigo de la paz interior.

 

Otros de los pilares básicos para la construcción de la paz interior es la empatía. Para ello debemos ponernos tantas veces como podamos en la piel de los que tenemos enfrente. 

Estamos equivocados respecto a la crítica negativa. Pensamos que hacerla nos va a dejar como nuevos, en un estado de tranquilidad. Pero no es así, lo cierto es que esta nos corroe y nos destruye internamente. Dejando posos de acidez dentro de nosotros que tardamos en expulsar. Hace tanto daño al que la recibe como al que emite ese juicio de valor.

Debemos aprender a ver lo positivo que nos rodea. Y pasar por alto lo negativo. Esto incluye a la crítica. 

 

  1. Haz del perdón tu arma más poderosa.

 

Pedir perdón y perdonar se perfilan como procesos terapéuticos importantes para alcanzar la paz espiritual. Perdonar consiste en un cambio de conductas destructivas voluntarias dirigidas contra el que ha hecho el daño, por otras constructivas.

Hay que perdonar, tanto a otros como a nosotros mismos. Quizás en muchas ocasiones sea complicado perdonar a terceros por daños que nos hicieron en el pasado, pero mucho más difícil es perdonarnos a nosotros mismos. Es ahí donde tenemos que incidir para alcanzar la calma interior.

El perdón no es un acto único que se hace en un momento dado, es un proceso continuo que se puede ir profundizando y completando a lo largo del tiempo.

 

  1. Aceptación de nuestra realidad

 

No todo en esta vida va a ser un camino de rosas. Encontrar la paz interior significa, ante todo, equilibrio.

Y para ello tenemos que aceptar que todo no es blanco, ni negro. Tenemos que aceptar ciertos sentimientos, sensaciones y emociones negativas que están instaurados en nuestra vida, así como situaciones y vivencias que no son tan agradables como nos gustaría que fueran. Pero la vida es así.

Tenemos que aprender a equilibrar nuestra vida. Hay cosas de las que nos podremos desprender para aligerar nuestra carga, pero tenemos que aprender a vivir con muchas otras. De esta forma nuestra mente dejará de luchar y acabará encontrando la paciencia y la tan ansiada quietud interior.