Ama tu Realidad

 

“Ama tu realidad, y verás cuánta belleza hay en ella”. Anónimo.

 

Cuando hablamos de amar nuestra realidad estamos hablando de aceptarla. Puede ser que en algún instante nos cueste mucho reconocer el momento que vivimos porque tememos asumir la responsabilidad de nuestras propias acciones. Sin embargo, es importante hacerlo para poder vislumbrar las oportunidades que hay: la belleza, la parte positiva, la lección o aprendizaje que esa circunstancia viene a dejarnos. Porque vivir y agradecer en tiempo presente es el único truco que existe para poder sentirse satisfecho y feliz con la vida, además de que representa la manera más exitosa de reconstruirnos luego de las adversidades y hacernos más fuertes.

Amar la realidad que nos toca vivir es amar estar en ella a pesar de algunos problemas; es darte ánimos y fuerza, confiando plenamente en ti y superando las limitaciones con la acción creativa y la actitud optimista, algo así como ver todo lo que te rodea con ojos de amor ¿Complicado? Puede ser, no estamos diciendo que amar sea sencillo, lo que sí podemos entender es que tenemos que amar sin juzgar, aceptando y buscando siempre el equilibrio, siendo fuertes y tomando decisiones acertadas, con paciencia y sin querer controlar aquello que está fuera de nuestro alcance.

Hoy tú puedes tomar la decisión de solo hacer cosas que te hagan feliz, dejarte fluir y permitir que el universo responda a esa vibración de paz y amor que da el hecho de aceptar y soltar. Comenzarás a ver cómo la vida encaja en tu realidad, y se abre cada puerta que tocas, y si alguna no abre, serás lo suficientemente valiente para continuar con la conciencia de que esa puerta simplemente no era para ti, y estará bien.

Cuando nos atrevemos a amar nuestra realidad, vemos cómo la abundancia se hace presente y las limitaciones comienzan a desaparecer, porque sabrás reconocer tus momentos y aprovecharás al máximo cada uno. Aunque a veces todo parezca descontrolado, tendrás la capacidad de ver rayitos de felicidad diariamente, de respirar y continuar con la confianza de que todo estará bien. Es ahí donde finalmente te das cuenta de que reconoces tú tiempo, tu proceso y aceptas y amas tu realidad, de que tú eliges desde dónde y cómo vivir.

La belleza de tu realidad solo la puedes ver tú. Cuando confías en lo que está ocurriendo y tienes la conciencia de que cada situación que vives tiene un propósito, es casi como iluminar tu oscuridad con tu propia luz, transformándote en la fuerza creativa e inspiradora de tu propia vida, asumiendo todos los cambios con optimismo y amor.

-Hilmar Marquez-